Este es un tema de mucho interés porque a todos nos encanta poder comprar discos duros externos baratos para almacenar la ingente cantidad de basurilla que conseguimos de internet. Y dado como avanza la tecnología, seguiremos con la necesidad progresiva de terabytes, de capacidad de almacenamiento y procesamiento de la información con más velocidad.

Almacenamos en nuestros ordenadores tal cantidad de archivos que un disco de 1TB ya no es gran cosa. Así que la cuestión es adquirir cuantos más mejor. Un sólo disco es como tener teléfono sin pantalla táctil. Se puede vivir sin un smartphone pero la vida nos parece complicada.

Como decía, la cuestión es adquirir discos duros externos usb a bajo precio (digo usb porque es el formato por excelencia para la gran mayoría de usuarios) pero aunque no quiera me viene a la cabeza el maldito chascarrillo.

Disco duro externo

Odio el dicho de lo barato a veces sale caro

Y lo odio porque más veces de las que me gustaría tiene razón. No hay nada peor que comprar algo intuyendo que no es la ganga que nos dicen que es, pero insistimos y compramos, y al final lo confirmamos.

Pues bien, para romper la maldición del dicho lo barato sale caro, voy a contarte las cosas que sé sobre discos duros externos para que así puedas aplicarlo sobre las compras que realices sobres discos económicos.

Ojo, sólo las que sé, que seguro que alguno sabéis más que yo. Pero como en este blog el que escribe soy yo… podéis decírmelo en algún comentario. Si erro lo aceptaré humildemente.

Que se esconde dentro de la carcasa del disco duro externo

Doy por hecho que el disco duro externo es usb 3.0. Si no lo es y has adquirido un 2.0 hay bastantes diferencias.

Después de comprar un disco duro externo, ir a casa, desembalarlo, enchufarlo a la corriente y al ordenador portátil comienza a funcionar todo el proceso. Pero el proceso es distinto de lo que parece.

En realidad, lo que aparenta ser un disco duro no es más que una carcasa metálica o de plástico y en su interior es donde realmente está el disco duro. Y aunque tu hayas conectado el disco duro a un puerto usb el disco en realidad es Sata, o lo que es lo mismo Serial Advanced Technology Attachment.

Para conectar un disco Sata a un puerto USB necesitas un convertidor que hará de puente entre los distintos formatos. Y la caja externa del disco duro además de protegerlo tiene como función hacer esa conversión entre Sata y USB. ¿Es chulo verdad? Pues aquí está lo interesante.

En la actualidad hay tres formatos de discos duros Sata. Hay Sata I, Sata II y Sata III y, como te estarás imaginando, cada uno de los formatos es diferente en prestaciones.

Atento a la tabla y fíjate en la velocidad.

USB 3.0 SATA I SATA II SATA III
Frecuencia 1500 MHz 3000 MHz 6000MHz
Bits/clock 1 1 1
Codificación 8b10b 80% 80% 80%
bits/Byte 8 8 8
Velocidad real 600 MB/s 150 MB/s 300 MB/s 600 MB/s

 

Como ves, la velocidad real de un dispositivo USB 3.0 y un SATA 3 “son la misma”. Pero curiosamente, cuando compras un disco duro externo de los llamados baratos no adquieres un disco duro SATA3. Intuyes lo siguiente que voy a decir ¿verdad?

Cuando compras un disco duro externo de oferta en muchas ocasiones compras Sata II. Si no sabías esto que he contado tampoco pasa nada, simplemente tu disco externo será más lento que el que tienes instalado dentro del portátil o en tu pc de escritorio.

Otro punto importante son las revoluciones de los discos mecánicos. Actualmente existen discos duros con 5400 RPM y 7200 RPM. ¿Intuyes esto también? Efectivamente en la mayoría de los casos las ofertas de discos duros externos incluyen discos de 5400 RPM (revoluciones por minuto), es decir, giran algo más lento en busca de la información y por lo tanto tardan un poco más de tiempo en escribir y encontrar datos.

A partir de ahora fíjate bien, porque vender discos duros dentro de carcasas es una forma fabulosa de sacar stock a buen precio que, de otra forma, se quedaría obsoleto en las estanterías. La cuestión como siempre es, el buen precio para quién.

Así que ya sabes, cuando ves una oferta de disco duro externo tienes que tener cuidado y fijarte bien en seis cosas:

  1. Si el disco duro externo es USB 3.0 o 2.0.
  2. Si es Sata III, II o I.
  3. Revoluciones (RPM). Mejor que sea de 7200 RPM.
  4. El fabricante. Que se esté hablando bien de la marca del disco duro y de la carcasa.
  5. El precio.
  6. Y si te gusta 🙂

Y recuerda, un disco duro Sata III es un 50% más rápido que un disco Sata II, o lo que es lo mismo, 1,5 veces más rápido.

Disfruta de tus compras y no olvides pasarte por la lista con ofertas para comprar discos duros.


¿Te he ayudado a tener las cosas más claras a la hora de comprar un disco externo? ¿Sí? ¿No? Cuéntamelo para que pueda mejorar en los siguientes artículos.


12 thoughts on “La verdad sobre comprar discos duros externos baratos

  • 26 mayo, 2014 at 4:36 pm
    Permalink

    Me ha ayudado. Tambien estaría bien un post sobre los discos duros (independiemente de lo rápidos que sean) que menos se joden.
    Gracias.

    Reply
  • 27 mayo, 2014 at 10:57 am
    Permalink

    Hola earthboy.

    Has lanzado una idea muy buena sobre discos duros que “menos fallan” ya que es un tema principal cuando compramos algún disco. Este es un tema que sí o sí hay que tocar en el blog.

    Gracias por el aporte.

    Reply
  • 21 febrero, 2015 at 7:08 pm
    Permalink

    me ayudo muchisimo, eartboy, gracias, mmm ahora deseo saber respecto a la diferencia entre usb 2.0 y 3.0 si me pudieras ayudar te lo agradecería mucho también. Saludos.

    Reply
  • 22 febrero, 2015 at 11:25 pm
    Permalink

    Hola jerry,

    En el artículo hay un enlace que indica las diferencias. A grandes rasgos el 3.0 es mucho más rápido que el 2.0, así que te permite copiar archivos, fotos, películas, videos, lo que sea a mayor velocidad. Si quieres comprar un disco duro externo que cueste poco hay que tener en cuenta ese factor ya que cuando copias archivos tardas un rato más. Ojo, mover al disco no bajar los archivos de internet.

    Si por ejemplo eres de ver muchas películas y las copias para verlas en la tele notarás como tardas menos en copiarlas hacia el disco. También que el ordenador lo reconoce antes cuando lo enchufas.

    Reply
  • 2 marzo, 2015 at 2:15 pm
    Permalink

    MIS HOGOOOOOOS!!!!
    Errase al conjugar el verbo errar: "si Yerro"…

    Reply
    • 4 enero, 2016 at 8:38 pm
      Permalink

      Antes de corregir a alguien, y más con esa arrogancia, hay que asegurarse. La RAE admite tanto "yerro" como "erro".
      http://lema.rae.es/drae/?val=errar

      Reply
  • 2 marzo, 2015 at 2:30 pm
    Permalink

    Ah, y erraste en algo más…
    Si A es el 50% más rápido que B entonces no es el doble de rápido, sino 1.5 veces tan rápido… que no es lo mismo… Si B tiene velocidad "2", A tendrá velocidad "3", en ciertas unidades de velocidad…

    Reply
  • 3 marzo, 2015 at 10:25 am
    Permalink

    Ay, que estáis en todo y no se os pasa nada… tienes razón Andrea, un fallo gordete de apreciación. Gracias por corregirlo.

    Reply
  • 15 febrero, 2016 at 12:53 am
    Permalink

    Gracias! Me has hecho un interesante desburre, que de esto como de tanto poco y aun más nada sé.

    Reply
  • 6 agosto, 2016 at 11:36 pm
    Permalink

    Yo compre un disco duro externo silicon power de 500 GB. Es un 3.0 compatible con 2.0 Me interesaba por que la mayoria de mis puertos USB son 2.0 (y donde vivo la realidad sigue incambiada 1 año 1/2 despues). No precisa fuente de corriente externa. Fue desde el comienzo un enchufe y funcione.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *