Cada vez es más frecuente enfrentarnos a la disyuntiva de elegir entre comprar un portátil o un netbook dada la necesidad en la que nos desenvolvemos. Incluso muchas veces nos asalta la duda de si no sería mejor comprar una tablet.

No sé tú, pero yo cuando he tenido que decidir entre comprar un portátil vs netbook, o incluso regalarme una tablet molona al final he terminado en un mar de dudas. Así que voy a contarte cómo he logrado luchar contra la marea para solucionarlo.

Portátil Lenovo naranja

Qué son y qué no son un portátil y un netbook

Un ordenador portátil es como ya sabes lo mismito que un pc de sobremesa solo que más pequeño y molón. Un netbook es igual que un portátil pequeño en todas sus características: tamaño y potencia, lo que lo hace realmente manejable, pero también a veces demasiado lento para relizar algunas tareas.

Las ventajas que tiene uno suelen convertirse en inconvenientes en el otro y viceversa. Por ejemplo, hay disponibles en el mercado portátiles de 17 o 19 pulgadas, algo fantástico para ver películas, trabajar en casa, en la oficina, pero si lo que necesitas es movilidad, deambular con un portátil de 19 pulgadas metido en un maletín de un sitio a otro puede convertirse en una auténtica tortura.

Un ordenador portátil de 19″ es un muerto colgado del hombro que hará que odies los desplazamientos constantes. En cambio, un netbook es peso ligero que para estas situaciones puede ser una delicia. Pequeño, ágil, y fácil de transportar.

Por otro lado, si habitualmente estás en casa o en la oficina, trabajar con un teclado pequeño se convertirá en un sufrimiento debido a que es frecuente equivocarse de tecla, puedes pasar más tiempo presionando suprimir que escribiendo.

El tema de la pantalla también es importante. La ventaja que tienen los netbooks es su tamaño reducido pero esto mismo se convierte en su gran problema. Fijar la vista varias horas seguidas en una pantalla produce cansancio visual. Cuanto más pequeña es una pantalla más esfuerzo hay que hacer para leer. Posiblemente al final del día tu rendimiento se reducirá por el cansancio. Podrán aparecerte dolores de cabeza y tus ojos serán de un bonito rojo infierno.

Lo sé, lo sé. Para eso los netbooks tienen una conexión en la parte posterior en la que puedes conectar un monitor de tantas pulgadas como quieras.

Lo que pasa es que si conectas un monitor grande, un teclado para poder escribir, un ratón porque el que lleva no es muy fino, discos duros externos y pendrives para darle más capacidad de almacenamiento… al final de toda la película por el mismo precio habrías comprado un portátil con todas esas funciones además de ser bastante más potente.

Diferencias entre portátiles y netbooks

Netbook Lenovo

Lo que hay que tener claro es que generalmente un ordenador portátil es mucho más potente que un netbook y por lo tanto es más indicado para trabajar.

Un netbook es mucho más ligero que un ordenador portátil a costa de perder rendimiento y en caso de no perderlo deja de tener un precio atractivo, lo cual nos llevaría a descartarlo por precio.

Míralo de esta manera:
Cuanto más potente más grande es el dispositivo.

El caso típico para decidir puede ser ponerte en el caso de una reunión con cliente. Normalmente no es necesario tener un mega equipo debajo del brazo. Lo normal suele ser lanzar alguna presentación en diapositivas, abrir documentos pdf, Excel y grabar algunos datos de pedidos. Incluso si eres diseñador web o gráfico las presentaciones también suelen ser de este tipo. Necesitas una pantalla para poder enseñar el producto. El trabajo lo desarrollas luego en la oficina con tu maquinón.

La potencia de un netbook es más que suficiente para navegar, abrir documentos pdf, Excel, presentación en diapositivas y grabar algunos datos de pedidos. Estarás cubierto en todo lo que necesites en una reunión normal.

Si estás buscando una herramienta que te acompañe en viajes frecuentes piensa en un netbook de gama media, pero no olvides tener en tu mesa de trabajo otro ordenador más potente. El precio por llevar varios kilos encima lo ahorrarás en fisioterapia.

El peso de un portátil puede ser su mayor enemigo, aunque para trabajar te resultará muchísimo más cómodo y eficaz.

Normalmente un portátil tiene mejor rendimiento que un netbook y la razón es sencilla. Microprocesador más veloz, más memoria y mejor tarjeta gráfica. Además, sin piensas en el precio, miniaturizar componentes tiene un coste, y en el diseño de un netbook todo está miniaturizado.

Yo lo resumiría así y optaría en consecuencia:

  • Portátil para trabajar con aplicaciones y uso diario.
  • Netbook para visitas y presentaciones de productos.

Si necesitas ayuda para decidir no tienes más que comentarlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *